lunes, 1 de abril de 2013

No esperes a otoño

Carlos Erice Azanza (Pamplona)
Finalista del I Premio LGTB "Corralejo" 

Los miércoles suelo ir a comer a casa de mamá. A mí me viene de perlas porque me libro de cocinar —y sobre todo de fregar— y a ella le hace ilusión que la hija pequeña vaya a verla, semanal y puntual. Su chiquitina que vuelve a casa pero como Dios manda, avisando. Bueno, eso me dice, supongo que para evitar que yo me sienta algo gorrona y para no parecer ella demasiado tonta.

domingo, 31 de marzo de 2013

La difícil vida gay

Luis E. Ramírez Cabrera (Cienfuegos, Cuba) 
Finalista del I Premio LGTB "Corralejo"

¿Y qué es la ficción sino el intento
 de entender las vidas ajenas?
Paul Auster

Para Roly, que “me vendió” la idea.

Salir de cacería. Apostarse, no acuclillado entre matorrales, sino sentado en el  muro de El Malecón, en un solitario banco del Paseo del Prado o de alguno de los pocos  parques de la ciudad, preferentemente el apartado, silencioso, cómplice y oscuro de La Aduana, o en última instancia en el iluminado y a veces bullicioso, Boulevard de San Fernando.

sábado, 30 de marzo de 2013

Blanco, negro

Juan Cortázar (Buenos Aires, Argentina)
Finalista del I Premio de Relatos LGTB "Corralejo"
I

Lo veo pasar detrás de mi amiga, por la calle que está a espaldas de la Municipalidad y apenas a una cuadra de la plaza de Armas, en pleno centro de Lima. Converso con ella sobre la reunión de la que acabamos de salir, mientras tomamos un café en la terraza del Tanta. Aunque la sigo escuchando, acomodo la postura de mi cabeza para ver al muchacho entre las aberturas del seto que nos separa de la calle. ¿Por qué me ha llamado la atención? La cámara. Tiene una cámara profesional en la mano. Camiseta negra de manga corta, jeans negros, zapatillas, con una barba rala, negra también. No es turista, tiene pinta de un limeño clasemediero cualquiera, pero deambula con una cámara profesional por el centro de Lima, tomando fotos. Eso es interesante.

viernes, 29 de marzo de 2013

Informe de un dolor

Ignacio Martín Negrín (Santa Cruz de Tenerife)
Finalista del I Premio de Relatos LGTB "Corralejo"

Me levanté. Con cuidado. No vayas a despertarlo. Que quizá haya desaparecido y no esté atento a lo que haces ahora. Quizá haya dejado de vigilar, de estar pendiente de cada pensamiento, en cada esquina de este apartamento que parece una covacha y que quizá lo sea. No he pensado en ello. Lo ha elegido Darío. Es probable que por internet. Es mi primer día aquí. Y creo que se ha olvidado de que existo. A veces no quiero. Mientras me siento en el váter, enciendo un cigarro, giro el grifo de la ducha. La primera bocanada de humo. Silencio en la habitación. Y un gruñido suena muy dentro. No se oye fuera. Primero suave, tan bonito. Como un recuerdo: el centro comercial, tu cara desencajada. Navidad. La gente. Y va ganando vigor, se va haciendo más grande, más afilado. A dentelladas, nace en alguna parte y se extiende. Destrozando mi estómago, mi corazón, mi boca, que ya tiembla. Es él. Aquí está. Me llena hasta que no puedo más. Se derrama lento por mis ojos. Sujeto la cabeza con mis manos. No ha desaparecido. Cuando no puedo más, vomito.

jueves, 28 de marzo de 2013

Homocausto


Juan Marcos Pérez Ramírez (Gran Canaria) 


Finalista del I Premio LGTB "Corralejo" 


Madrid, Febrero de 2030: El noticiario

Grupos radicales saltan a la calle en protesta por la nueva legislación que obliga al cierre de los locales de reunión aptos para un solo sexo. Esta medida junto con el refuerzo de las penas para aquellos casos relacionados con la práctica sexual entre personas del mismo sexo o cualquier conducta que pudiera ser considerada como antinatural forma parte del que ha sido bautizado ya como el Código Penal más duro desde que hace casi cincuenta años muestro país aprobase su Constitución… Cientos de jóvenes duermen hoy en la improvisada Red de confinamiento para los exaltados del Distrito Norte de Madrid. Un cordón policial velará esta noche por la tranquilidad de nuestra ciudad y se mantendrán en activo mientras sigan existiendo signos de brotes sociales con el fin de contener la situación. El Tribunal de La Haya y el Parlamento Europeo han mostrado su apoyo al Ministerio de Asuntos Internos de España en lo que se ha definido como la lucha por los intereses globales y la procreación. Las prácticas homosexuales penalizadas desde hace diecinueve años, cuando se alcanzaron las cotas de natalidad más bajas de la historia y comenzó la recesión de la evolución humana, declarándose la fase menos dos del proceso de extinción de la población del Planeta, siguen siendo una de las preocupaciones mayores para la Sociedad actual.

miércoles, 27 de marzo de 2013

Tarde en el jardín

Ignaci Mena (Madrid) 
Finalista del I Premio de Relatos LGTB "Corralejo"

A. y yo nos ocultamos detrás de un rosal. No supe que corría junto a mí hasta que me lo encontré de frente detrás de las rosas. La voz de Berta, que seguía gritando los segundos, nos llegaba a través de las hojas rojas que salpicaban nuestro entorno. A. y yo nos sonreímos sin mirarnos. Le sentí junto a mí, jadeante, nervioso, excitado. De reojo contemplé su camiseta blanca, que estallaba como el sol entre las hojas y las flores. Un movimiento brusco. Alcé la mirada y vi que A. se había incorporado. Me agarró del antebrazo y tiró de mí. No tuve tiempo de apresar ese momento en mi memoria: para cuando me di cuenta, corríamos los dos por un camino abierto entre los árboles, sorteando matorrales y pequeños charcos. Corrimos sin pensar en otra cosa que en la cuenta atrás que pendía sobre nuestras cabezas. El último grito de Berta, presagio de lo que iba a acontecer, nos encontró corriendo, entre risas, empujándonos sin mirarnos a los ojos. Decidimos ocultarnos justo cuando se cernió el silencio.

martes, 26 de marzo de 2013

A veces olvido las luces

Rocío Díaz Gómez  (Madrid, España)
Finalista del I Premio de Relatos LGTB "Corralejo"

Reconocí a Marcelo en uno de esos cuartos oscuros de Chueca. Al trasluz descubrí su perfil recortándose en el umbral, envuelto en ese olor difuso a naranjas que le hace inconfundible. Y nada más hacerlo me dije que esta vez ya era para mí. Esta vez sí, después de tanto tiempo.

lunes, 25 de marzo de 2013

Caminando

Laura Massolo (Buenos Aires, Argentina)
Finalista del I Premio de Relatos LGTB "Corralejo"

Bajás del auto y, sin saludarlo, sin que te salude, te ponés a caminar junto a él, al mismo paso, rápido y largo, aunque no te diga adónde van.

domingo, 24 de marzo de 2013

Breviario de cuerpos

Benito Pastoriza Iyodo (Florida, Estados Unidos)
Finalista del I Premio de Relatos LGTB "Corralejo"

Me miro ante el espejo y descubro un rostro que no conozco.  ¿Cómo fue posible que toda esa elaborada belleza haya desaparecido en el transcurso de una noche?  Con espanto crítico se revelan ante mí unas ojeras azules y profundas que enmarcan estos ojos de pájaro azorado. El fino delineador, el rímel, la sombra azul, todo se ha vuelto un charco de colores oscuros, donde apenas se asoman unos ojos lagrimosos invadidos de  capilares rojos a punto de estallar.  El labio inferior, descolorido y seco, me tiembla con la rapidez de aquél que sufre escalofríos en invierno.  Trato de morderlo para apaciguar el llanto, pero en vano el intento, porque el sollozo se revienta en mi boca, dando alaridos que no puedo contener.

sábado, 23 de marzo de 2013

Salir corriendo

María Valiente García (Cáceres) 
Finalista del I Premio de Relatos LGTB "Corralejo"

Hoy te he visto correr. Apenas podía creerlo, y he llegado a casa llorando de la emoción.

Durante todos estos años no he dejado de darle vueltas a tus piernas, y a aquel momento en que dejaste de funcionar, aquel momento en que rompí mi juguete más preciado. Fue sin querer, pero creo que nunca te quedó muy claro.

viernes, 22 de marzo de 2013

Agua con sabor a plástico

Ainhoa Reguera Plaza (Lanzarote) 
Finalista del I Premio de Relatos LGTB “Corralejo”

Su amor surgió como nacen las grandes historias. Sin quererlo. Ni buscarlo. Sabiendo que sería algo incómodo. Dolorosamente hermoso. Así comenzaron a fraguar una de las pasiones más alegres de sus vidas.

Dos hombres. Dos mundos diferentes. Uno, casado. Reconocido empresario de un lugar asfixiantemente aislado. Padre de tres hijos y un cuarto en camino. Otro, soltero, promiscuo. Diseñador gráfico. Sin más responsabilidades familiares que comprar alpiste para sus dos pequeños canarios enjaulados.

jueves, 21 de marzo de 2013

Rompiendo aguas

María R. Gómez (Ourense)
Finalista del I Premio de Relatos LGTB "Corralejo"

Es un despacho de color indefinido. Hay dos mujeres sentadas frente a mí, formando un extraño tribunal. Me pregunto si son las Parcas, las Erinias o las Moiras… Todo es posible, aunque sean solo dos. Quizá una de ellas se encontró enferma y no pudo asistir, a lo mejor está cansada o se encuentra lejos. Por lo que fuera, han venido únicamente estas dos para interrogarme. Pero las noto tan dispuestas a hacerme pedazos como si estuvieran todas juntas. El vestido se me escapa del cuerpo, he debido de adelgazar varios kilos en los últimos diez minutos. Me siento sin decir nada. Estoy temblando de pies a cabeza. Y aún no ha empezado la brega.

miércoles, 20 de marzo de 2013

Otórgame el poder

Jorge Saiz Mingo (Burgos) 
Finalista del I Premio LGTB "Corralejo"

1.- Noelia aparecía cada mañana embutida en jerseys de cuello alto y con gorros de broches extraños que le cubrían la cabellera prácticamente en su totalidad. Quizás así se sentía más resguardada de la intemperie que la circundaba. Las piernas, envueltas en leotardos holgados, se doblaban de un modo cómico y la virilidad exagerada de sus hombros se teñía con un dramatismo que nadie a su alrededor consolaba. Subía las escaleras con una rigidez de columna dórica, la mirada fija en el charol de sus bailarinas, el buenos días arrancado con un sacacorchos del gollete de su cabeza. 

martes, 19 de marzo de 2013

José, 3 años. Oaxaca, Mexico (1973)


José (México). BORN THIS WAY BLOG


BORN THIS WAY BLOG

Tengo muy bonitos recuerdos de mi niñez. Vivía con mis abuelos. Tenía a un vecino de mi misma edad, que me ponía en la misma posición que algunas de las fotografías que aparecían en las revistas para adultos de mi tío.  No tenía ni idea de lo que hacía, pero lo que sí sé es que era lo que yo quería.

Actualmente, tengo una relación desde hace diez años y convivimos con tres gatitos. Trabajo como enfermero.

Todos los niños y niñas LGTB deberían tener buenos recursos de su infancia. Si no es así, la vida debería recompensárselo como adultos.

PD: Recuerdo que me comí la cabeza de la muñeca de azúcar nada más llegar a casa J

lunes, 18 de marzo de 2013

Ser o no ser

Isidro Fernández (Granada)

Mi vida era una completa rutina, algo constante, repetitivo, una planificación detallada por algunos y que yo cumplía a la perfección. Levantarse temprano, tomar un mal café y, sin apenas aliento, marchar para el trabajo. Un oficio sin beneficio alguno pero que al menos me hacía pagar las facturas. Una existencia opaca, sin sobresaltos, sin emociones, sin ánimo para hacer las cosas y con la energía justa para cumplir mis funciones. Algo monótono que se repetía día tras día. Una existencia vacía.