sábado, 25 de junio de 2011

TOP4 GSN: Carlos (Lanzarote)

Carlos (Lanzarote)

La historia de Carlos, de Lanzarote, es la cuarta más leída en GSN


La verdad es que nunca me he planteado si gay se nace o se hace o si hay una combinación de las dos cosas. Pero hablando de mi caso en concreto, he de decir que a pesar de no haber estado con un chico hasta los veintidós años, nunca podré decir que hasta entonces estuviera metido en un armario. Me explico, o al menos lo intentaré si mi mala memoria me lo permite.


De niño fui uno de esos apegados a la falda de su madre.  Muy tímido, obediente y tranquilo.  Nunca me metí en problemas y jamás ningún niño se metió conmigo. Simplemente vivía el día a día siguiendo las reglas establecidas y que se consideraban como “normales”. En mi cabecita sólo cabía la existencia de la relación entre un hombre y una mujer, y el resto de las relaciones  nunca me las había planteado. No porque me parecieran aberrantes, sino sencillamente porque nadie me las había dado a conocer.

Así  pasé sin pena ni gloria por el instituto y sin haber tenido alguna relación amorosa con ningún ser humano. Recuerdo de adolescente que sólo me llegaron a gustar dos chicas pero nunca pasó nada.

Tal vez se pregunten si pensaba en secreto en los chicos y la verdad es que no. Si veía un chico guapo no lo miraba con ojos de deseo sino más bien con pensamiento de “me encantaría ser como él”,  y seguía viviendo el día a día sin salirme del camino establecido.

Llegué a la universidad y allí tuve mi primera y única relación amorosa  con una chica. Creo que duró unos cuatro años y mientras funcionó ambos fuimos felices (o al menos  lo fui yo). Y llegó un día en el que mientras estudiaba en la biblioteca un amigo llamado Sergio me dijo:

-Carlos, tú eres gay.

-¿Cómo que gay?

-Sí, que tú eres gay.

-Ah, pues mira, no me lo había planteado nunca. Tal vez por eso cuando veía a un chico guapo pensaba que lo miraba porque me quería parecer a él, y en realidad lo hacía porque me gustaba.

Y así Sergio me hizo ver no la luz, sino el otro punto de vista. Y sin sufrimiento alguno me pasé al otro camino y en él me he quedado tan feliz como siempre.

Por eso no puedo decir que haya salido de algún armario porque nunca estuve en ninguno. Nunca me reprimí nada. Nunca sufrí por dentro. Y no creo haber perdido el tiempo por descubrirlo a los 22 años.

He tenido varias relaciones serias con seres increíbles y todas han terminado porque los seres humanos somos así: cada vez aguantamos y sacrificamos menos. Y por mi parte, cada día me quiero más y más por lo que no creo estar a la altura de cualquiera. Por eso sigo solo, pero con las ganas de que llegue esa persona que un día llegará por la puerta grande…y todo porque el amor está en todas partes.

Al final no me queda claro si nací o me hice. Sólo me queda claro que tal vez eso sea lo de menos.



Carlos de Lanzarote

12 comentarios:

Ainhoi dijo...

"Y por mi parte, cada día me quiero más y más por lo que no creo estar a la altura de cualquiera. Por eso sigo solo, pero con las ganas de que llegue esa persona que un día llegará por la puerta grande…y todo porque el amor está en todas partes".

Pura sinceridad... Seguro que ese chico llega algún día, ese y otros más... Y ahí estaremos tus amigos para amarlos y criticarlos, jaja.

Te quiero, mucho!

Ainhoi

c dijo...

Ainhoa y si no aparece pues siempre te tendré a ti jeje

Anónimo dijo...

Tuviste suerte en haber evitado (o no se cruzaron en tu camino) a los que te preguntaban a cada rato porque no tienes novia, o los que te invitaban a ir a buscar chicas... mi situacion fue muy parecida a la tuya, antes de la chica de los cuatro años...

c dijo...

es que siempre me he rodeado de gente muy inteligente y respetuosa...no sé si ha sido suerte o pura selección

Pablo dijo...

Q grande Carlos!

Anónimo dijo...

Interesante comentario, parece muy sincero.
Yo que se que soy gay desde muy pequeño me sorprendí la primera vez que escuché una historia como la tuya y me pregunté si en el fondo, descubrir que uno es gay con mas de 20 años no será una negación inconsciente de tus preferencias mas que un desconocimiento.
Vivimos rodeados de crítica y burla a la homosexualidad, rodeados de comentarios desagradables hacia gays y lesbianas, la crueldad de los niños de clase y de adolescentes a los que mejor no les dices nada si no quieres ser excluido. Incluso hasta terminas como en mi caso participando de chistes o burlas hacia los gays. Todo para sobrevivir en una época difícil en la que tú circulo social de amigos es lo más importante.
De todos modos me parece fantástico tu comentario y me alegro que tu fase de descubrimiento fuese tan suave.
Un abrazo.

c dijo...

Eso del inconsciente o el subconsciente tal vez sea verdad, pero nunca lo sabremos por formar parte de esa zona del cerebro a la que nunca llegaremos (por ahora). Pero me gusta mucho tu punto de vista

sandinmyshoes dijo...

Tienes toda la razon, carlos, cada vez no es que duren menos, es que nadie se involucra, es tan dificil.... para algunos, para otros como yo no tanto en fin esto es así.

antonio lopez dijo...

Todos aquellos que se quejan de que no tienen pareja se deberían preguntar eso mismo: si son capaces de querer y sacrificar algo por otra persona o si verdaderamente quieren pasar su vida acompañados de alguien.

c dijo...

Antonio López, la cuestión no es sacrificarse, que el amor no es la iglesia. La cuestión es encontrar a la persona con la que se disfrute el día a día. Y si esos amargados que sacrifican sus relaciones supieran ser coherentes consigo mismos y afrontaran con dos cojones su fracaso en el amor, seguro que el mundo sería más feliz. Que por culpa de eso hay mucho amargado en la vida haciéndole la vida imposible a los demás. NO AL SACRIFICIO EN EL AMOR (porque entonces no sería amor)

Anónimo dijo...

Solo les digo algo...los adictos ..también manejamos negación...cuando reconocemos nuestra adicción, comienza la solución...La Clave: ACEPTACION

falel dijo...

Hola Carlos :
Antes de nada , me ha sorprendido gratamente encontrar la historia de un hombre gay con una transición tan " de tu isla" , tranquilota y sin traumas , nada más lejos de mi historia personal.
Me conmueve saber que existen personas que no han tenido que pasar por insultos, etc. Eso es lo que hace que te quieras tanto, al menos uno de los puntos .
No bajes el listón ! Hay alguien para ti.