martes, 15 de febrero de 2011

Los valientes, los que callan y... los que quedan por hablar


Por Octavio Caraballo

Quedan apenas diecisiete días para que cumpla 40 años. Y no sé si será la crisis de los cuarenta o que cada día soy menos permisible con los que no creen en la tolerancia. No es que, de la noche a la mañana,  haya decidido enarbolar la bandera del respeto, pero me apena profundamente que una persona haya podido ser asesinada, en Valencia, por su defensa de los derechos de los homosexuales o que, por ejemplo, en Uganda, el propio Gobierno criminalice a los gays con una frase - "¡Colgadles, van a por nuestros hijos!"- que acabó con la vida del activista David Kato.


Una de las personas que más quiero, me dijo esta tarde que ser “visible” no es una buena idea en tiempos en los que se avecina una nueva regresión en derechos LGTB. Otro, a la salida del avión, me llamó y me felicitó por mi sinceridad como si fuese algo excepcional. Noté en su voz algo más que un simple agradecimiento. 

Este blog, que nació el mismo día que mi sobrina Marta McGiver (como la llama Lourdes, tras su titánica lucha en un hospital), me ha demostrado que, pese a los avances que ha habido en este país, aún persiste el miedo a que te señalen por airear tu orientación sexual. Con raras excepciones, como la valentía de Fran, Carlos, Lucía o Salva, y el amor sin límites demostrado por Lourdes, Ainhoa, Ana, María Jesús y María José, he echado en falta el apoyo y la aportación de amigos que han optado por el silencio. Otra opción tan respetable como la del que opina y habla de sí mismo.

Quedan apenas diecisiete días para que cumpla 40 años y, pese a que las cosas no siempre ocurren como uno desea, seguiré trabajando con la misma pasión en un blog que me ha abierto miles de puertas a un mundo que pese, a las sombras, seguirá siendo maravilloso para todos aquellos y aquellas que vivan en paz y en armonía consigo mismas, independientemente de su orientación sexual, sus creencias religiosas o sus inclinaciones políticas.


4 comentarios:

Ásthar Gómez Frigola dijo...

Es la primera vez que entro a este blog y me acaba de impresionar. Espero que cada vez hayan más valientes.

Y sí, también intuyo un retroceso, pero no sólo en derechos LGTB; creo que hay una tendencia actual hacia la derecha y a los extremismos aunque yo de política no entiendo.

No sé si estamos en un mundo caótico con poca gente cuerda o qué sucede. Deseo que empiece una etapa nueva de empatía y conciencia.

¡Ánimo por el blog!

Anónimo dijo...

Mira octa, faltan tres días para que cumpla 44 y con mi 'dilatada' experiencia te digo que cada cual tiene su propia misión en la vida y la tuya es directamente ayudar a cambiar el mundo. No le pidas eso a cualquiera, pero creo que somos legión los que estaremos a tu lado en tu empeño en que todos, valientes, silenciosos y los que quedan por hablar, seamos capaces de mirarnos sin miedo unos a otros y dentro de nosotros mismos. Es un honor llamarte amigo.
Lourdes

Anónimo dijo...

En primer lugar he decirte que me ha gustado mucho tu último artículo, se nota que es algo que te sale de muy adentro y es muy importante para ti, pero siento discrepar profundamente con esa persona querida tuya que considera inconveniente hacerse visible ante los tiempos que se avecinan, me parece una actitud absolutamente cobarde, esconderse no es la solución y sí lo que esperan los intolerantes. Yo pienso que se trata de todo lo contrario, cuanto más fea se pone la cosa más visible hay que hacerse, sobre todo aquí, en una sociedad en la que, afortunadamente, tu vida no peligra, y más teniendo en cuenta que hay algunos que sí arriesgan la suya para defender lo mismo en otros contextos más hostiles.

Claro que es más fácil callar y aceptar servilmente la hipócrita situación que te ofrece esta sociedad, sucumbir al miedo y besar la mano que te oprime, con eso cuentan ellos y así nos va en todos los ámbitos, pero tú no cedas, sigue reivindicando tus derechos desde la legitimidad que te proporciona el respeto que te tienes a tí mismo, es lo único que realmente importa, porque a lo primero que te enfrentas cada mañana es a tu propia imagen en el espejo, y sería lamentable tener que desvíar la mirada. M.J.A.

Salva dijo...

yo estoy contigo octavio,sabes que puedes contar conmigo para cualquier cosa respecto a este tema,ademas fui uno de los primeros en publicar mi historia..adelante caraballo ...