viernes, 11 de marzo de 2011

Galliano, ¿sparring o marica mala?

La autora del post junto a un imitador de Galliano

Por Lourdes Bermejo (Lanzarote)


Gothics, punkies, rockabillies, lolitas, ochenteros, fashion victims, vaqueroadictos, amantes de las puntas, de los pitillos, del sombrero de ala, escuchen atentamente. El “Rey se ha ido”, como decía la pancarta de un admirador de Galliano en la puerta (por supuesto) del Museo Rodin, donde se celebró el último desfile de la casa Dior, ya con su guru 'gaseado' con sus propias palabras.

'Admiro a Hitler y tú y toda tu descendencia ya estaríais muertos y gaseados'. Si me permitís un consejo, jamás pronuncies esta frase porque os ponen en la calle. Y seguramente vosotros sois mileuristas, pero John Galliano ganaba 20 millones de euros al año, lo que, unido al carácter que se gasta el creador, puede hacer intuir por qué Chez Dior ha reaccionado de forma tan rápida e implacable. 

¿Queréis saber mi opinión? Es todo una gran broma. El modisto venía de un 'brindis' (como poco) y se sentó con su copita en el café La Perle en el barrio gay de la capital francesa, Le Marais. Aprovechando el nombre del establecimiento soltó esta perlita a una pareja que previamente le llamó feo y amanerado (?). ¿Feo y amanerado? ¡Por favor! No me creo que estas personas no supieran lo que estaban a punto de provocar. 

Al margen de lo inapropiado de la respuesta de la marica más genial y mala (sí, mala, lo digo en femenino) sobre la faz de la tierra, creo que se comete una injusticia privando a la moda de su insondable talento. La ropa que hemos comprado en Zara, Mango y el Corte Inglés en los últimos quince años sigue a pie juntillas las tendencias que dicta Galliano. Volvieron las hombreras y las punteras kilométricas por su revisión de los 80. Galliano impuso el animal print, las botas de mosquetero, las asimetrías. Creo que voy a llorar.¿Por qué no se desheredó al príncipe Harry cuando apareció vestido de nazi en una fiesta de disfraces? ¿Es que nadie la ha montado parda cuando se emborracha? Mejor no me preguntéis a mi.




Admirador de Galliano antes de su último desfile con Dior

El presidente de Dior, Sidney Toledano (judío y cuya hermana fue deportada a un campo de exterminio) argumentó la expulsión del diseñador de la casa en el daño que los nazis causaron sobre la familia del propio Christian Dior, aunque nada dijo sobre su mejores clientes durante la ocupación alemana de París, las esposas de los gerifaltes nazis.

Con toda la solidaridad para los judíos que sufrieron el holocausto nazi, que también exterminó a homosexuales como Galliano, gitanos y discapacitados, creo que el genio que elevó la firma Dior a la categoría de arte, sí, es marica mala, pero también un absoluto irresponsable que no pasa por su mejor momento psicológico y, desde luego, el sparring perfecto de Chez Dior. Justicia para Galliano.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Una entrada políticamente incorrecta, pero tan necesaria

Anónimo dijo...

Justicia para la Reina!!!

Anónimo dijo...

Y tan incorrecto. Como la censura que fulminó a Galliano caiga por este blog, prepárate para un juicio sumarísimo

Anónimo dijo...

Yo anoche intenté saltar un muro con unos tacones, borracha como una cuba, y empezaron a insultarme. Mi respuesta, desde lo alto del muro y haciendo equilibrios para no caerme, deja a Galliano como a un santo. Iba vestido de mujer en los carnavales de Santa Cruz de Tenerife. Más nunca

falel dijo...

QUe fácil es amenazar y desear el mal desde el anónimo y la ignorancia. En fin.