viernes, 25 de marzo de 2011

La obra “Gang Bang” desata la ira de la Iglesia católica

La obra Gang Bang se estrenó anoche en el Teatre Nacional de Catalunya

Insulto a los católicos sobre el escenario” es el título de la crónica del diario conservador, La Razón, sobre el estreno de anoche de la obra “Gang Bang” en el Teatre Nacional de Catalunya (TNC).


Gang Bang, Obert fins a l’hora de l’Angelus (Abierto hasta la hora del Angelus), se desarrolla en una sauna gay situada a pocos metros de la Sagrada Familia coincidiendo con la visita del Papa.

La revista Vanitatis la describe de la siguiente manera: “Nueve actores semi desnudos en el escenario. La visita del Papa a Barcelona. Una catequista drogada y un joven que, como regalo de su 18 cumpleaños, se atreve con una orgía en grupo. A simple vista, poco tienen que ver entre sí, pero son los ingredientes de un explosivo cóctel”.

El estreno de esta obra en plena Cuaresma ha desatado la ira de la Iglesia católica y de la prensa más conservadora, que intentaron hasta el último minuto que no se estrenase la obra en la Sala Tallers del TNC.

Sin embargo, pese al griterío previo de los de siempre, al parecer la cosa no fue para tanto. El crítico del diario El País, Jacinto Antón, señala que “quien buscara anoche sentirse escandalizado durante el estreno de Gang Bang habrá quedado muy probablemente decepcionado (aunque nunca hay que menospreciar la capacidad de ofenderse de algunos). Visto lo visto, resultan ridículos tanto revuelo, la alarma de grupos cristianos, la intervención del consejero Mascarell y demás mandangas”.

Y añade que “en el escenario, mucho tío en calzoncillos, cueros o suspensorios, aunque salen más en el Espartaco de la Cuatro, unas cuantas felaciones, esnifadas de popper (la droga, no el filósofo) y una escena en la que tres tipos se le orinan encima… La visita del Santo Padre planea como telón de fondo -la dueña del local comunica la anormal afluencia al mismo de sacerdotes y legionarios de Cristo, y un tipo desnudo envuelto en una bandera vaticana se desploma de un taburete gritando: "¡La juventud con el Papa!"-. Pero lo más relevante son las historias entrecruzadas de los clientes (entre ellos dos altos cargos de partidos políticos rivales), de un padre que busca a su hijo y de la propia dueña”.

“Entre los personajes”, concluye la crítica de El País, “también un joven que ha decidido entregarse sexualmente a todos los que lo deseen -hay cola- como curiosa vía de ascesis (viste ropa de deporte del Sagrado Corazón), una simpática catequista drogada que recala en el local y el viejo padre de la dueña, el cual se pasea en bata y con una paloma. Habrá quien vea en el ave al Espíritu Santo, y ya la tenemos otra vez liada”.

Frente a las críticas, el autor y director de Gang Bang, Josep Maria Miró, mantiene que la obra "no habla del sexo ni del Papa, sino de la crisis de valores, de un mundo que se derrumba. El sexo ejerce de vehículo para las relaciones humanas en el contexto de un gran acontecimiento como es la visita del Papa. Pero, sobre todo, hablo de la moral".


3 comentarios:

falel dijo...

Yo maricón desde mi " born", que lo de gay me suena a boîte de los 70, tengo ya unas primaveras, hice la mili, voluntario, ironías de la vida, visité una sauna durante ese periodo , conocí chulazo, practiqué " gang - bang ", orgía de toda la vida, y, a las dos semanas , distingo chulazo en cuartel , con alzacuellos!!!!!!! Parece la mismísima obra, adaptada a los nuevos tiempos, claro

Octavio Caraballo dijo...

Hola Falel, ¿por qué no escribes para este blog? Lo que has puesto en un solo párrafo da para mucho. Un abrazo

falel dijo...

Lo haré, sin dudarlo.
Xxxx