jueves, 24 de marzo de 2011

Mi historia hasta mi matromio




Por Fidel Caraballo (Miramar, Argentina)

(*) Fidel Caraballo y Roberto Carrique contrajeron el primer matrimonio igualitario en Miramar, en Argentina.

Me llamo Fidel Caraballo,  nací en Argentina en  la ciudad de Gualeguaychú, Provincia de Entre Ríos, el 28 de septiembre de 1964 (46 años). Hijo de Miguel Caraballo (fallecido en 2003) y Concepción Martínez, el menor de 8 hermanos (Angélica, Alicia, Miguel, Eva, María, Juan y Horacio).  Tengo 19 sobrinos y 9 sobrinos nietos.


Una familia de clase media, mis padres son de origen muy humilde, muy trabajadores que juntos y con todo el sacrificio nos ubicaron dentro de la clase media y yo siempre fui el típico nene de mamá acomodado económicamente. Esto suena muy pedante pero lo cuento porque me siento orgulloso porque el origen de mis padres fue extremadamente humilde y sé del esfuerzo que hicieron para salir adelante.

Desde siempre supe que era gay, en un principio a los 5 o 6 años ya sentía cosas por otros chicos y es más, llegue a sentir sensaciones  muy fuertes por dos hombres mayores, nunca lo expresé porque sabía que era algo prohibido.

Hice la escuela primaria siendo uno de los mejores alumnos, aplicado, abanderado, siempre me destaqué,  cosa que siempre me diferenció de mis hermanos que como típicos chicos no les gustaba estudiar, eran traviesos, les gustaba el futbol. Yo, en cambio, siempre fui más retraído y obediente,  en mi cabeza siempre estaba presente la cuestión sexual, me gustaban algunos de mis compañeros.

A los 13 años comienzo la escuela secundaria, donde también fui un alumno destacado, estudioso, formaba parte del cuadro de honor, algunos profesores me ponían como ejemplo (esto de que era buen alumno lo recalco  porque era toda una pantalla para desviar la atención como también el hecho de mostrarme hasta muy de grande con una postura un poco aniñada) y mi historia sexual se exacerbaba, yo era definitivamente gay, pero tenía que ocultarlo,  me enfrascaba en el estudio, la televisión  y la comida, a los 18 años llegué a pesar más de 100 kilos, tenía un grupo de amigos excelentes  (1 chico y  4 chicas) con los que siempre estábamos juntos y nos empezamos a destacar porque éramos como el grupo marginal porque en plena época de la dictadura  militar nos atrevimos  a pensar distinto , sobre todo dos de las chicas y yo que encima somos ateos y nos negábamos a participar de las misas que en el colegio estatal, oficiaban en  plena guerra de Malvinas. Yo recuerdo todo esto con pasión y lo volvería a repetir, pero hubo cosas que los demás hacían, como salir a bailar, que yo me prohibía  por miedo de hacer el ridículo a la hora de sacar una chica  a bailar, nunca fui a un boliche bailable, ni siquiera a las  fiestas de cumpleaños de mis compañeras.

A los 17 años tuve mi primer experiencia sexual con un hombre mayor que yo, fue genial y ahí ya supe que no había vuelta, solo me torturaba el futuro y cómo iba a encarar esto, hasta que a los poquitos meses terminé la escuela secundaria y me fui a estudiar Odontología  en la Universidad de la Ciudad  de La Plata.

A nivel estudio, hice una carrera normal, terminé de cursar en el año 89 y me recibí en el año 1990.

Respecto a la vida sexual pasó que al estar alejado físicamente  de mi familia empecé a vivir los primeros pasos de mi verdadera libertad, adelgacé todos esos kilos que tenáa de más y   a  los pocos meses de  estar radicado en  La Plata conocí a un hombre (generalmente fueron más grandes, porque así me gustan) y ahí tuve mi segunda experiencia y hasta el año 1988 tuve historias con  tipos con los cuales solo eran relaciones netamente sexuales y siempre todo muy a escondidas.

En Mayo del año 1988 conocí  en una reunión a Roberto y esa noche nos fuimos juntos y no nos pudimos separar, NOS ENAMORAMOS, yo tenía 24 años, estaba en cuarto año de la facultad y me enloquecí  tanto, pero bien, de amor, que  llegué a perder dos materias y las tuve que recursar por lo cual me atrasé un año. Fue mi primer amor, estábamos en una nube y lo seguimos estando, jajajaja. Roberto tenía 34 años, Licenciado en Administración de Empresas, y era gerente de una entidad Gremial muy prestigiosa, es oriundo de la ciudad de Tandil, con un gran mambo en su cabeza ya que siempre vivió con mucha culpa su homosexualidad, al punto que cuando nos conocimos el estaba de novio con una chica. Fue nuestra primer relación homosexual vivida plenamente y donde empezamos a descubrir el verdadero mundo gay, nuestros primeros grupos  y salidas a lugares gay, yo creo que esto nos ha ayudado mucho ya que a pesar de nuestra diferencia de edad y de personalidad (porque somos muy distintos), conocimos, vivimos y crecimos juntos en este mundo.

Bueno, a los dos meses de conocernos nos fuimos a vivir juntos y nunca más nos separamos. El era económicamente independiente y yo aún hasta un año después de recibido fui mantenido por mis padres, pero todo el dinero que ingresaba iba a un pozo común, nunca tuvimos dudas en compartir todo y en contarnos todo.

Al mes de estar juntos, llevé a Roberto de paseo a Gualeguaychú  y mi familia lo quiso inmediatamente, lo presenté como un amigo (una de mis hermanas ya sabía toda la verdad) y con los demás blanqueé la situación el año pasado cuando decidimos casarnos, tanto mis hermanos como mis sobrinos se pusieron muy contentos ya que dijeron que al fin podían hablarme libremente, mi mamá se puso como loca hasta que no le quedó más remedio que digerir y bancar la situación y no creo que alguna vez la llegue a aceptar plenamente, pero está mucho más cerca, yo siempre fui su nene mimado y a Roberto lo adora…..

Por su lado Roberto le contó inmediatamente todo a su mamá y no hubo ningún problema, es la suegra ideal, siempre  ha estado a nuestro lado. A mí a me quiere como a su hijo, es una mujer increíble, el mes que viene cumple 90 años pero tiene una mente totalmente abierta,  tiene dos hermanas y cuatro sobrinos, con quienes tengo una muy buena relación.

En el año 1997 me hice operar de miopía pero a raíz de una mala indicación e intervención quirúrgica (mala praxis) se me produjeron 4 desprendimientos de retina en el ojo izquierdo  y cataratas en ambos ojos y otras alteraciones oculares (todavía queda pendiente una cirugía en el ojo derecho) razón por la cual en el año 2000 me tuve que jubilar y dejar de ejercer la profesión. Esto me llevó a buscar nuevos horizontes laborales y me volqué hacia el trabajo administrativo.

En el año 2003 a  Roberto lo convocan en el Municipio de Miramar , donde vivimos actualmente, en el cargo de Contador Municipal, yo también ingresé  a  trabajar aquí en el área de Desarrollo Humano, Luego en el Hospital como Director Administrativo y ahora soy Director Administrativo en la Secretaria de Obras Públicas.

La verdad, debo decir que soy muy feliz, sobre todo desde que salió la Ley de Matrimonio, que es lo que nos ha permitido mostrarnos realmente como somos, la gente nos acepta, fuimos la primer pareja en Miramar en contraer matrimonio, causamos un gran revuelo, tuvimos el apoyo de toda la sociedad excepto de la iglesia, sobre todo la católica que como siempre está censurando todo lo que no les conviene. Roberto es católico y éste es un tema que siempre nos enfrenta, la religión me desborda, siento que es una gran mentira creada para  mantenernos en la ignorancia y  el sometimiento, no sigo porque me pone muy violento…… perdón.

Tenemos tres perros Barbi, Beto y Negra y dos Muertos Leandro (nuestro primer BB que era  de La Plata) y Beto, son nuestros tesoros más preciados, todos rescatados de la calle, ninguno de raza, amamos los perros callejeros.

Ahhhh me  olvidaba de algo sumamente importante, y es las ganas de ser padre, siempre quise serlo, estoy a favor de la adopción, pero lamentablemente Roberto tiene mucho miedo y no se siente capacitado…… y bueno, no todo puede ser perfecto y tengo que respetarlo ya que es una decisión de los dos.


4 comentarios:

Salva dijo...

QUE BONITA HISTORIA ESPERO QUE SEAIS FELICES TODA LA VIDA!! ENHORABUENA

Anónimo dijo...

bravo, es envidiable mucha suerte

F3rNy dijo...

Muy hermosa tu historia!!! y espero q su amor dure para siempre!!!

Luis Villalba dijo...

Felicidades Fidel y Roberto. Un fuerte abrazo para los dos desde la isla de Lanzarote. Me identifico 1000% con Uds. Feliz domingo, Luis.