jueves, 30 de junio de 2011

Un Orgullo herido de muerte


Miles de personas cumplieron ayer con el ritual de cada año. Inundaron la plaza de Chueca y las calles de todo el barrio para disfrutar de una nueva edición del Orgullo LGTB. Gays, lesbianas, transexuales, bisexuales, mariliendres y heterosexuales se dieron cita en el pistoletazo de salida de un evento que este año ha recibido una herida de muerte tras la decisión del Ayuntamiento de suprimir los conciertos en la plaza de Chueca o en la calle Pelayo.

La calle Augusto Figueroa se convirtió ayer el escenario de un macro botellón sin vida y sin la gracia de las estrellas del LL y de los artistas que, año tras año, se daban cita en uno de los escenarios más desternillantes del Orgullo. La decisión de eliminar de un plumazo las actuaciones y sustituirlas por los conciertos silenciosos  ha sido una estocada en el corazón de las fiestas.

Quienes este año acudan al barrio de Chueca se encontrarán con unas fiestas que distan mucho de las que disfrutábamos hasta el año pasado. Unas fiestas a las que, desde ayer, le falta la salsa que aderezaba un Orgullo que, en los dos últimos años, ha sido galardonado como el mejor del mundo. Y todo por la torpeza y la miopía de un Ayuntamiento que se ha empecinado, alentado por una asociación de vecinos, en matar la fiesta más popular de Madrid.

2 comentarios:

Solete dijo...

Pues cuando se carguen la fiesta y deje de hacer caja la ciudad de Madrid, ya vendrán los lloros... esto es así, no hay acción sin consecuencia...

Anónimo dijo...

Se lo están cargando. Anoche estuve y la riada de gente era impresionante, pero no es lo mismo. Una pena