miércoles, 8 de junio de 2011

Vaquerizo el inclasificable


Por Lourdes Bermejo

El manager Mario Vaquerizo se ha convertido en poco tiempo en un símbolo pop en España. Y no precisamente por su matrimonio con Alaska, ella misma icono gay, sino por méritos propios, que es lo mejor de todo.

Para los enemigos de las etiquetas, Vaquerizo es una lección. 'La pluma no es patrimonio gay' o '¿No queda muy maricón? Con perdón porque el colectivo gay me cae muy bien' son algunas de las frases de esta mina de sentencias postmodernas que no va de nada y hace de la naturalidad un arte.

El que, para muchos, es un claro homosexual no se sabe muy bien en qué armario, ha dado a los estereotipos sociales en las narices. Lo mismo alterna con 'Nancy travesti' que con el laureado director Amenábar. Lo mismo se gasta 20.000 euros en dos cazadoras Balmain que intenta sacar sin ser visto un botellín de su amada Mahou del local Ocho y medio.

Ver el reality Alaska y Mario en MTV se ha convertido en necesidad para personas de toda clase y condición. Vaquerizo colabora en la COPE, acompaña a su amigo Fabio Mc Namara a misa y se casa en Las Vegas o en la sala de bodas más hortera de Móstoles. Desarma con su franqueza y su eclecticismo y, en el fondo, nos está señalando el camino a quienes nos pasamos el día exigiendo respeto y luchando por no ser clasificados. La única forma de conseguirlo es ser uno mismo, sin complejos ni imposturas.

Gracias, Mario, por quitarle el corsé a nuestro mundo pop.

2 comentarios:

ObeBlog dijo...

Menos mal que hablas bien de mi Mario, no me dirás que no es lo más, ja,ja,ja!!!

Saludos;)

Obe

Octavio Caraballo dijo...

El post es de Lourdes, pero estamos en la misma onda. Yo estoy enganchado. jajajaja Un abrazo