sábado, 30 de julio de 2011

La vida pasa y no encuentro las palabras


Pablo Gargallo, Hombre de espaldas, 1902

Anónimo

La vida pasa y no encuentro las palabras. No hallo las respuestas a cómo han podido pasar 25 años sin que haya sido capaz de reconocerme a mí mismo. Me miro al espejo y no soy yo. Veo a otra persona. A una persona distinta a la que soy. Y pasan los días y sigo sin ser capaz de saber qué es lo que debo hacer para identificarme con la persona que se refleja en el espejo.

Llevo muchos años sin saber cuál es el paso que debo dar o las palabras que debo decir para vivir en paz conmigo y con mis sentimientos. Lo he intentado miles de veces, pero en el último segundo soy incapaz de pronunciar las palabras exactas. Titubeo y cuando la ansiedad se apodera de mi cuerpo me bloqueo hasta tal punto que me quedo sin habla, me falta la respiración. Me ahogo. Y entonces reculo y doy un paso atrás. Las palabras no brotan.

Escribir es la única manera que conozco para expresar, en la soledad de mi cuarto, lo que soy incapaz de verbalizar. Es lo que hago en estos momentos. Y es lo que seguiré haciendo hasta que pueda expresar a los otros lo que siento. A las personas que me rodean. Esas que, seguramente, conocen mis sentimientos, pero a las que también les cuesta encontrar las palabras exactas.

1 comentario:

Lulu dijo...

Habla en este foro. A lo mejor encuentras aquí las palabras que estás buscando.