domingo, 10 de julio de 2011

"Que me hagan la prueba y midan mi ano a ver si está dilatado"


Más vídeos en Antena3

Estos hechos sólo ocurren en instituciones anacrónicas y “desorientadas” como la Iglesia católica. El culebrón protagonizado por el Obispado de Getafe y Andrés García, cura de Fuenlabrada, sobre la supuesta homosexualidad de éste es un ejemplo más de las miles de historias que se viven tras los robustos muros de las iglesias. Historias que, tarde o temprano, terminan viendo la luz.

Andrés García ha sido apartado de sus funciones por su supuesta tendencia homosexual. Y el cura se ha despachado con unas declaraciones impertinentes y salidas de tono en Antena 3 en las que pide, entre otras cosas, “que me midan el ano y comprueben si está dilatado”.

El sacerdote, apoyado por su madre y parte de sus feligreses, no abandona su parroquia y ha recurrido a Roma. Aspira a que el Vaticano eche por tierra unas acusaciones provocadas a raíz de la publicación de una foto en la que puede verse al párroco acompañado, sin camisa y en una postura cariñosa, de un seminarista muy atractivo de 28 años de origen cubano.

Andrés García ha declarado, en Antena 3, que "tienen la cinta, tienen la foto y tienen unos anuncios de Internet que alguien puso que yo me ofrecía como homosexual pasivo. Entonces yo les he dicho que me hagan la prueba, que midan mi ano a ver si lo tengo dilatado".

El Obispado de Getafe le ha sometido a un peritaje psiquiátrico y un médico le ha prescrito, entre otras cosas, que se realice una prueba de detección del VIH.

No es la primera vez que Andrés García se enfrenta a la Iglesia por su supuesta orientación homosexual. Hace cinco años, según publica Antena 3, fue trasladado de Villa del Prado, en Madrid, por otra polémica similar.

Algunos vecinos de Villa del Prado aseguran que el cura colgaba anuncios en Internet para captar jóvenes homosexuales. Lo hacía, supuestamente, a través del correo electrónico de la Iglesia de Villa del Prado dejando en algunos casos su nombre y número de móvil y en otros usando el nombre de Rubén.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Son una panda de impresentables

Odiseus dijo...

Luego dice la Iglesia que no tiene nada en contra de la homosexualidad, sino de la práctica sexual de los homosexuales. Es vergonzoso que personas que dicen defender el amor y el respeto al prójimo sean los primeros que discriminan a gente que se ama, ya sean amigos o parejas.

falel dijo...

Desde luego el Sr. párroco no es tonto. el seminarista no tiene desperdicio.

Octavio Caraballo dijo...

El seminarista está buenísimo. Es un vodevil con madre y vecinas desairadas que no sé muy bien qué apoyan