miércoles, 31 de agosto de 2011

Redes sociales, política , sexo y… dimisión


Políticos, casados y pillados en la Red

No siempre, pero muchas veces la verdad termina saliendo a la luz, pese a que sus protagonistas se empeñen en ocultarla.  Es lo que le ha ocurrido al senador puertorriqueño, Roberto Arango, al que sus fotografías en Grindr han terminado desvelando la homosexualidad de un republicano casado, con hijos y homófobo en sus arengas contra los derechos de la comunidad LGTB.  Las redes sociales y las nuevas aplicaciones han acabado con la carrera de varios políticos norteamericanos en los últimos meses. ¿Seremos testigos de algún caso similar en España?

Arango es sólo el último de un amplio serial de diputados y senadores norteamericanos cuya sexualidad o sus escarceos en la Red ha visto la luz en extrañas circunstancias y ha dado al traste con sus carreras políticas y sus vidas familiares. Es el caso de los ex congresistas Anthony Weiner y Christopher Lee (de Nueva York) y David Wu (Oregon), quienes terminaron renunciando a sus cargos tras una insoportable presión mediática.

El ingenuo de Arango pensó que sus imágenes subidas de tono difundidas por él a través de Grindr no iban a trascender pese a ser un personaje conocido en su país. Grindr es una aplicación que utiliza información GPS para permitir a hombres a interactuar entre ellos y conocer a otros hombres de su zona. Los usuarios pueden ver perfiles y fotografías, compartir estadísticas y datos personales, chatear utilizando el sistema de mensajería instantánea de Grindr y, si surge, planear un encuentro más personal.

Las redes sociales y las nuevas aplicaciones las carga el diablo. Eso lo sabe mejor que nadie Roberto Arango, pero antes que él cayó Anthony Weiner. Congresista demócrata por Nueva York, renunció a su escaño en la Cámara de Representantes de Estados Unidos el pasado mes de junio tras verse involucrado en un escándalo sexual de mensajes y fotos en la red social Twitter.

Weiner dijo adiós tras reconocer públicamente que se sentía avergonzado por las fotos en las que aparecía semidesnudo y que había divulgado a través de Twitter. No ha sido el cado de Arango, que no ha reconocido hasta ahora haberse hecho las fotos que usó en Grindr y ni mucho menos su homosexualidad.

Christopher Lee, congresista republicano casado, fue pillado tras contestar a un anuncio en la página de contactos Craiglist. El político de 46 años, que se identificaba a sí mismo como un divorciado de 39 y con un hijo pequeño, respondió a un anuncio de una mujer que buscaba una relación. Envió un autorretrato ante un espejo sin camisa y marcando músculo.

La receptora de los correos cortó el contacto con el político cuando intuyó que podía estar mintiendo, que ni estaba divorciado ni era quien decía ser ya que, por supuesto, introdujo sus datos en Google y descubrió quién era. Quizá fruto del engaño llegó la necesidad de denunciar el caso y la mujer en cuestión envió toda la correspondencia y la famosa foto a la página de rumores y cotilleos Gawker, que publicó lo sucedido. Tres horas después de que Lee apareciera desnudo de cintura para arriba en Internet, el congresista dimitió.

Este mismo mes de agosto, el congresista demócrata  por el estado de Oregón, David Wu, de 56 años, presentó su dimisión por la denuncia de medios de comunicación de EEUU sobre sus relaciones sexuales con una menor de edad, hija de un amigo que donó dinero para su campaña. En su caso no hubo redes sociales delatoras, pero los medios terminaron divulgando un hecho que Wu no sólo no negó sino que reconoció que había sido de mutuo acuerdo.

El extraño cóctel de redes sociales, política y sexo amenaza con convertirse en una tortura para aquellos que tengan la mala suerte de que la prueba de sus calentones vean la luz.   

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Los políticos también son personas y tienen sus calentones, pero otra cosa es que vayan de puritanos y defendiendo los valores de la familia y luego sean unos pendones de campeonato

Anónimo dijo...

Están cayendo como moscas, pero ellos erre que erre. Menuda panda de pervertidos e hipócritas. ¿En España? Antes de que finalice el año y será del pp

Roberto Arango te quiero dijo...

Menudo putadón!!!!! Imagínate la cara que se le debió quedar a la mujer cuando vio al marido con el culo en pompa

Anónimo dijo...

PAYASOS ES LO QUE SON, UNOS PAYASOS Y AHORA A JODERSE