miércoles, 25 de julio de 2012

Microrrelato finalista (18): Su charco, mi océano




Franz Kelle (Valencia)
Mención Especial en el Premio de Microrrelatos de "Corralejo 2012"


Toda la vida veraneando en el camping y de repente mis padres decidieron que aquel agosto viajábamos lejos. ¡Ni más ni menos que a Fuerteventura! Por suerte vendrían nuestros vecinos de parcela: eso incluía a mi amigo Luis. Su «novia» encajó fatal la noticia y lo mandó al cuerno sin más explicaciones.

Enseguida convertimos el Charco de Bristol en nuestro rincón. Me daba palo acercarme a la pandilla de los apartamentos y Luis andaba jodido por su ex: la semana se presentaba larga. Se pasó la segunda tarde entera tirado sobre su toalla, sin hablar. No le quité ojo.

—¿Te subes a cenar o qué? —pregunté al fin cuando anochecía.

—¡Déjame en paz, Pablo! —replicó enfurruñado. Yo llevaba varias semanas reprimiendo mis sentimientos. Ahora estábamos lejos y solos y no aguanté más: me lancé sobre él y apresé sus labios. Aproveché su despecho para explorar su cuerpo. Palmo a palmo. Ni participó ni ofreció resistencia.

De regreso en el camping me ignoró; el miedo le había doblegado. Eso sí, jamás pudo arrebatarme la libertad que sentí esa noche en Corralejo, tampoco la valentía que desde entonces guía a mi certeza. Él pisó un charco, yo descubrí el océano. 

No hay comentarios: