sábado, 2 de febrero de 2013

El abuelo


Antonio Cobos (Málaga)


El abuelo no paraba de mascullar, de reojo, se fijó en un imponente culo que vino a parar a su lado. Mientras sus ojos hacían chiribitas se podían sospechar sus calenturientas ideas emergiendo de su acartonada calva y sin mediar palabra,  se dispuso a hacerlas realidad rozando su temblorosa mano en las untuosas carnes. Por unos segundos, el viejo, pasó de estar en la gloria a ver desfilar toda su vida ante sus ojos, cuando el objeto de su deseo se transformó en peludo brazo de un bigotudo camionero, que alzándolo  del cuello  lo levantó a dos palmos del suelo.

Después de aquello, el abuelo siguió su paseo de siempre frente a la isla de Los Lobos, y mientras se tocaba  su marchito pescuezo,  no pudo  evitar pensar que además del poco respeto hacia los mayores, quizá debió haber salido mucho antes del armario.

No hay comentarios: